Informations et ressources scientifiques
sur le développement des zones arides et semi-arides

Accueil du site → Doctorat → Espagne → 2015 → DYNAMICS OF WOODY VEGETATION PATCHES IN SEMIARID ECOSYSTEMS IN THE SOUTHEAST OF THE IBERIAN PENINSULA.

Universidad : ALICANTE (2015)

DYNAMICS OF WOODY VEGETATION PATCHES IN SEMIARID ECOSYSTEMS IN THE SOUTHEAST OF THE IBERIAN PENINSULA.

Amat Martínez, Beatriz

Titre : DYNAMICS OF WOODY VEGETATION PATCHES IN SEMIARID ECOSYSTEMS IN THE SOUTHEAST OF THE IBERIAN PENINSULA.

Auteur : Amat Martínez, Beatriz

Université de soutenance : Universidad : ALICANTE

Grade : Tesis Doctoral 2015

Introduction partielle
Los ecosistemas áridos y semiáridos cubren más del 30% de las tierras emergidas del planeta y dan cobijo a más de un tercio de su población. La vegetación en estos ecosistemas con frecuencia se organiza en un mosaico de parches de vegetación herbácea y leñosa inmersos en una matriz de suelo desnudo, costra biológica y plantas herbáceas. La dinámica de estos ecosistemas depende principalmente de los pulsos de agua, escasos y espaciados en el tiempo, y de las interacciones entre las especies. En los últimos 150 años se ha registrado un incremento en la cobertura y densidad de especies leñosas en diversos ecosistemas semiáridos. Este fenómeno, conocido como matorralización (shrub encroachment), tiene importantes implicaciones en el funcionamiento del ecosistema y la provisión de bienes y servicios, por lo que ha sido ampliamente estudiado. No obstante, no hay un claro consenso sobre las causas y consecuencias de este fenómeno a gran escala. Por ejemplo, la matorralización se ha relacionado con un incremento en la evapotranspiración y una reducción en la producción de forraje y de la biodiversidad. Por el contrario, el incremento en la cobertura de especies leñosas también se ha asociado a un aumento de la riqueza de plantas vasculares, aves y microorganismos del suelo, así como a una mayor fertilidad del suelo. A pesar de la importancia de la matorralización, nuestro conocimiento de este proceso en zonas mediterráneas es escaso. Hay evidencias de que la presencia de especies leñosas en estas zonas tiene un efecto positivo en la composición de la comunidad y el funcionamiento del ecosistema. Por ello, en las últimas décadas las políticas de restauración de zonas degradadas se han dirigido a reforzar las poblaciones de especies leñosas, especialmente especies arbóreas y arbustivas de gran porte. Sin embargo, la composición y la dinámica de parches de vegetación leñosa y su impacto en el reclutamiento de especies clave son aún desconocidos. Los ecosistemas semiáridos mediterráneos están formados por plantas herbáceas perennes, matorral y bosque abierto de especies de Pinus sp., Quercus sp. y Olea europea L. En la parte oeste de la cuenca Mediterránea las zonas semiáridas están cubiertas principalmente por esparto (Stipa tenacissima L.) ocupando un total de 70 000 km2. En el sureste de la Península Ibérica, los espartales cubren 6 000 km2, y desde hace siglos han sido utilizados por las sociedades humanas. Hasta mediados del siglo XX la mayor parte de tierra apta para la agricultura era cultivada con especies de secano, o bien se explotaba el propio esparto como fuente de fibra. En consecuencia, las especies leñosas eran extraídas o utilizadas como combustible relegando a sus poblaciones a desarrollarse en los márgenes de los cultivos o en áreas no cultivables como afloramientos rocosos. Más tarde, cuando el cultivo de estas zonas y la explotación del esparto fueron abandonados, la recuperación de la cubierta leñosa fue heterogénea. En las terrazas de cultivo situadas en las partes más bajas de los valles, procesos de nucleación han favorecido el reclutamiento de especies leñosas. Por el contrario, el reclutamiento espontáneo de estas especies en las laderas cubiertas por esparto ha sido muy bajo. Esta historia de uso del suelo ha dado lugar a la actual configuración de los espartales : una matriz de suelo desnudo y matas de esparto con parches de vegetación leñosa y pequeños arbustos dispersos. La colonización de las laderas por especies arbustivas depende principalmente de la disponibilidad de agua, pero también de la presencia de fauna dispersadora, mayormente aves y mamíferos.

Présentation (TESEO)

Page publiée le 2 décembre 2015, mise à jour le 9 février 2019